Autor / Author: Israel Sanmartín

296* El chafarrinón de las ideas

Las ideas influyen en la realidad. Ese es el eslogan que tomaron los llamados neoconservadores estadounidenses desde los años 60. Con ese axioma y negociando continuamente con el devenir de los acontecimientos lograron construir un robusto andamiaje ideológico que tuvo su mejor trabazón con la realidad en 1989 con la tesis del triunfo del capitalismo y de las democracias liberales occidentales. En esa fecha, el colapso del socialismo real parecía el anuncio del fin de las ideas de izquierda y del propio marxismo. Pero resultaron unas exequias prematuras. El tiempo ha desvinculado las ideas progresistas y el marxismo de aquel reventón ideológico. El aparente triunfo de las ideas liberales bajo la cobertura del proceso conocido como globalización hizo que el pensamiento progresista pasara, al menos, por tres fases. Una primera de shock, una segunda de estudio y análisis de la situación, y una tercera propositiva. Ese proceso, ocurrido en los años 90, alentó la conformación de una sociedad civil mundial que promovió una nueva izquierda construida en red y al calor de los debates de …