Brumaria: Logaritmo Amarillo

fd1f297f-a113-4c23-8483-fd3954312345

337* Kluge o el antídoto – Mercé Ibarz

Por su formación jurídica, el cineasta alemán ha logrado ampliar los límites institucionales que enrarecen la esfera pública y los formatos televisivos. Estupendas razones para deambular por la Virreina, sonriendo y alcanzando cierta alegría del pensamiento. Puede ser en la exposición del dibujante y cabaretero francoargentino Copi (Buenos Aires 1939-París 1987), una presencia y una obra que parecían perdidas en el hueco del ayer. Pensar felizmente también, en un contraste bien logrado, en la muestra sobre el cineasta alemán Alexander Kluge (1932), tipo imaginativo y crítico que desde hace treinta años sólo trabaja para la tele, la privada casi siempre. Un maestro de la televisión. Jardines de cooperación. Un título aportado por él mismo, que se ha volcado (sin cobrar) en la preparación de esta expo, fiel a su idea de contribuir a sembrar y cuidar “jardines de cooperación en medio de la jungla informativa”. Días propicios para conocerle mejor, para considerar una trayectoria y un criterio audiovisual tan centrados en la historia y el presente, cuando el presidente electo de la primera potencia mundial …

129570-d189c0e286364db8a6678dba763bcd7a

324* Louis Althusser sobre el logaritmo amarillo

[…] El capitalista detenta jurídicamente todos los productos, cuyo valor representa 1) el valor de las mercancías dispensadas, como materia prima, usura de máquinas, etc., en la producción garantizada por el trabajador y 2) un sobreproducto dividido (desigualmente) en dos porciones, el salario cedido al trabajador por una parte y la “plusvalía” que a él mismo se le extorsiona por otra (plusvalía que el capitalista cobra a tocateja). Y “todo el mundo contento”, dice el capitalista, puesto que él ha “arriesgado” su capital y tiene que ingresar un beneficio que cubra ese “riesgo”, y puesto que el trabajo del obrero ha sido pagado “en su justo valor”… Lo deplorable de este “raciocinio”, que Marx despedaza, es que 1) ninguna categoría jurídica u otra puede registrar la “necesidad” de dar, a quien tiene la oportunidad de detentar un capital, beneficios “a cambio del riesgo” que ha corrido, y que generalmente no corre en absoluto, y 2) el valor cedido al trabajador individual bajo forma de salario no representa de ningún modo el “valor de su trabajo”, …

fd1f297f-a113-4c23-8483-fd3954312345

321* Karl Marx acerca de los logaritmos amarillos

CAPÍTULO XLVIII LA FORMULA TRINITARIA I Capital–ganancia (beneficio del empresario más interés); tierra–renta del suelo; trabajo–salario: he aquí la fórmula trinitaria que engloba todos los secretos del proceso social de producción. Y como, además, según hemos visto más arriba, el interés aparece como el producto genuino y característico del capital y el beneficio del empresario, por oposición a él, como un salario independiente del capital, tenemos que aquella fórmula trinitaria se reduce, visto más de cerca, a la siguiente: Capital–interés; tierra–renta del suelo; trabajo–salario, con lo que se elimina bonitamente la ganancia, o sea, la forma de la plusvalía específicamente característica del régimen capitalista de producción. Pero si examinamos con mayor detenimiento esta trinidad económica, vemos: Primero, que las pretendidas fuentes de la riqueza anual disponible corresponden a esferas completamente distintas y que no guardan la menor analogía entre sí. Se parecen como pueden parecerse, por ejemplo, los aranceles notariales, la remolacha y la música. […] III La economía política vulgar se limita en realidad a transponer sobre el plan doctrinal, a sistematizar las representaciones …