Brumaria: Guerra

01.todos-somos-barcelona-ilustracion-big

341* Guerra póstuma

Las guerras sin futuro son guerras póstumas. Son guerras que han asumido la catástrofe del tiempo. Se hacen en un tiempo que queda, como en un videojuego donde los segundos son una cuenta atrás. Ganar no es vencer, es obtener un punto más. Un atentado más. Un contrato más. Un pozo de petróleo más. Vidas ganadas contra la vida. Chinchetas de colores en un mapa sin mundo. Son las guerras de los terroristas, los narcos, pero también de los financieros, los fondos buitre, de las grandes corporaciones y de las industrias extractivas. Máquinas de matar que para seguir avanzando necesitan seguir destruyendo. Una guerra póstuma es una guerra sin después. Bandera blanca, tiempo de paz: dónde y con quién? ¿Cuál es el beneficio asociado a la victoria? Mientras haya cuerpos para destruir, para consumir o para explotar habrá campo donde avanzar. Este es el único beneficio. Esta es la única victoria. Sin futuro. Hemos pasado del fin de la historia en una guerra contra la historia en la que no sabemos dónde está el frente ni quién es el enemigo. Por eso es también una guerra a la que no ponemos …

Atentado en Ankara contra manifestación pacifista

319* Notas sobre el estado de excepción

1 La guerra está ahí. No sabemos nada sobre ella, como bien nos lo recuerdan constantemente. La guerra –una y muchas a la vez– ha sido servida en nuestros platos, desde nuestra infancia, en aquello que no debe ir a la basura. Nos odiaban por nuestra ignorancia más que visible sobre la guerra, como si estuviéramos ignorando un dolor o una enfermedad, o simplemente como si esta guerra ausente para siempre fuera ahora sobre la comida, como si tuviera que ser recordada de la misma forma en que recordamos un familiar muerto. A través de inconvenientes. 2 Bienestar. Todos aquellos que han nacido lejos de la guerra, o después de ella, saben bastante bien que no ha desaparecido. Saben de su posibilidad, la ven como una pesadilla que puede hacerse real. Y este conocimiento se vuelve inquietud cuando la guerra estalla en la distancia, extendiéndose a la infancia, a los olores de la cocina y a las sábanas para tirar de otros. El pasado ha cavado una tumba en el presente y está otra vez …